Praga está llena de historia, gente amigable y una experiencia gastronómica increíble, además de tener una de las mejores cervezas del mundo y, por supuesto, algunas encantadoras cafeterías donde sirven delicioso café y dulces.

Así que hoy vamos a mostrarte los tres cafés favoritos de Praga, una hermosa ciudad que sigue siendo relativamente barata, es pequeña y acogedora, por la que puedes caminar fácilmente aunque, si te cansas, tienes disponible un transporte público accesible para llegar a los diferentes puntos de interés.

Café Savoy

Aunque sirven una excelente comida durante todo el día, muchas personas también acuden a la hora del desayuno. En su menú encontrarás una selección de platos tradicionales checos así como aquellos inspirados en la cocina clásica francesa.

El Café Savoy existe desde 1893. Aunque ha sido reconstruido recientemente sigue la ambientación de la cultura de los primeros cafés republicanos y su inusual interior destaca por el techo neorrenacentista de finales del siglo XIX. La imagen de este artículo muestra su interior.

El café es famoso por sus opulentos desayunos y platos gourmet. Hacen pan y pasteles caseros en su propia panadería. No deberías irte del Café Savoy sin probar su versión de la tradicional pastelería checa «Veternik» y el chocolate caliente de Saboya ¡extraordinario!

Ten en cuenta que el Café Savoy está ubicado en la calle Vítězná 5, suele estar lleno y vale la pena reservar si no queremos tener que esperar un rato.

Café Louvre

Las puertas del Café Louvre se abrieron por primera vez en 1902 y desde entonces ha sido un pináculo de la sociedad del café de Praga y el centro de la vida cultural.

Aún hoy en día se puede disfrutar de la atmósfera única del histórico Gran Café como Franz Kafka o Albert Einstein lo conocieron.

El Café Louvre tiene un restaurante donde sirven platos clásicos checos y comidas ligeras, pero siempre puedes venir aquí a disfrutar de un café de Viena y sus deliciosos postres.

Tienen todo lo que una buena cafetería de Europa Central debería tener. Tarta Sacher, Strudel de manzana, pastel Pavlova, pero su especialidad es el pastel de queso del Louvre (con quark) con melocotones y crema batida ¡sublime!

El Café Louvre ubicado en la calle Národní 22 suele estar muy concurrido pero el ambiente es mágico. Puedes sentir la presencia de grandes mentes que pasaron por aquí y hace que te preguntes si muchos de ellos lograron inspirarse en este lugar.

Café Imperial

El Café Imperial está considerado como uno de los cafés más grandes de Praga. Está situado en el Hotel Art Deco Imperial de Praga y su interior es simplemente magnífico. El Hotel y Café Imperial se inauguró en 1914 y tuvo mucho éxito hasta la Segunda Guerra Mundial, cuando los soldados alemanes se hicieron cargo del lugar.

Después de la guerra el sitio recuperó su fama anterior y fue considerado parte de la herencia cultural checa.

Este café se centra en la calidad más que en la cantidad. Al igual que en las otras dos cafeterías, puedes disfrutar de café y pastel solamente o puedes cenar y probar algunos platos tradicionales checos. Si te quedas a cenar vale la pena probar «Svíčková» y el confit de pato.

La selección diaria de pasteles está en la pantalla junto a la entrada. Cambia ligeramente según la temporada, pero puedo asegurarte que cualquier cosa que elijas será excelente. El Café Imperial lo encontramos en la calle Na Poříčí 15.

Praga es una ciudad hermosa y agradable con rincones encantadores. Espero que la disfrutes tomando un delicioso café.